Beneficios de los embutidos ibéricos

Embutidos  Guijuelo

Cuando pensamos en una dieta sana, en ningún momento se nos pasa por la cabeza que dentro de ese itinerario de comidas puedan aparecer fiambres o embutidos, puesto que la imagen que se nos viene a la cabeza de una dieta sana consiste en reducir grasas saturadas, limitar el colesterol y, ante todo, incrementar el nivel de frutas y verduras que consumimos. Pero, aunque no lo creas, existen determinados embutidos que pueden ayudarte a conseguir tus objetivos, como los embutidos ibéricos.

¿Por qué comer embutidos ibéricos o fiambres?

Aunque la parte fundamental de los embutidos o fiambres es normalmente la carne de cerdo y, por lo  tanto, lo que más nos aportan son proteínas, no debemos olvidarnos que también tienen abundantes grasas saturadas y colesterol, así como también grandes cantidades de sodio. Sin embargo, las cantidades no son las mismas en todos ellos, y las proporciones de grasa en cada embutido dice mucho del alimento.

Por ejemplo, uno de los que tiene más proporción de grasas es el paté. Sin embargo, hay otros embutidos ibéricos que sorprenden, como la morcilla ibérica, que no tiene tanta como podríamos pensar, que es mucha menos grasa que la que podríamos encontrar en una simple salchicha.

Por supuesto, en casos como el jamón ibérico de bellota o el jamón cocido, pechugas de pollo y pavo el nivel de grasa desciende considerablemente. Además, el jamón ibérico, de los de Denominación de Origen, como el que vende Guijuelo Directo de forma online, contiene ácidos grasos monoinsaturados, lo que es muy bueno para nuestra salud.

Pero a pesar de la grasa, los embutidos ibéricos también contienen un alto porcentaje de hierro, con lo que pueden ayudar mucho a prevenir la anemia ferropénica.

Cómo integrarlos en la dieta del día a día

Aunque  tomados en exceso podrían resultar perjudiciales, el caso es que tomarlos una o dos veces por semana nos permitirá hacernos con sus beneficios y no con sus desventajas, sobre todo si priorizamos aquellos que más proteínas y menos grasas contienen. También es importante controlar la cantidad que tomamos de cada alimento, así como reducir el nivel de sal en la comida en la que tomamos estos productos.

Lo bueno de estos alimentos es que no solo podemos consumirlos en un bocadillo, sino que podemos hacer que sean más equilibrados en una comida añadiéndoles como acompañamiento a ensaladas, verduras, caldos o purés.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.