Aumentando las defensas


Existen algunos alimentos que nos sirven para mantener el nivel de las defensas de nuestro cuerpo que en muchas ocasiones se bajan por situaciones de estrés, mala alimentación o demasiado sedentarismo.

Son los alimentos probióticos, aquellos que incluyen en su composición microorganismos vivos (bacterias), que actúan de manera sumamente beneficiosa en nuestro organismo. Refuerzan el sistema inmunológico, aumentando el poder de las propias defensas para combatir agentes externos patógenos (virus, otras bacterias, gérmenes…). Ayudan al correcto desarrollo del proceso de la digestión manteniendo, además, en perfecto estado la flora intestinal. Son alimentos ricos en vitaminas y minerales por lo que tienen un efecto tonificante y reequilibrante.

Los microorganismos más comunes presentes en los alimentos y productos probióticos son los lactobacilos (especialmente en la leche y sus derivados) y las bifidobacterias. Pueden formar parte del alimento de manera espontánea (natural) o ser el resultado de un proceso de transformación (artificial), es decir, pueden añadirse a una sustancia para obtener así un alimento probiótico.

Entre los alimentos que puedes elegir destacan los lácteos. Leche, yogures y quesos probióticos (a los que se les ha añadido lactobacillus) son fáciles de encontrar en secciones especializadas de numerosos supermercados.

El kéfir es otro excelente alimento de estas características. Procede de la fermentación de la leche de cabra y son múltiples sus propiedades beneficiosas (puedes elaborarlo en casa tú misma).

La col fermentada (Chucrut), sola o combinada con otras verduras, es una magnífica fuente de vitaminas A, B, C y E y de microorganismos capaces de multiplicar el poder de tus defensas.

El Tofu y el Tempeh son dos de los alimentos probióticos cuyo consumo más ha aumentado en los últimos años. Proceden de la fermentación de la soja y se presentan en una especie de masa compacta que puede cocinarse de mil formas (parece carne). Son pura proteína y su alto contenido en vitamina B12 los convierte en fuente de salud.

Si quieres, también tienes suplementos probióticos, perfectos para completar tu alimentación consiguiendo que subas el ánimo a las pocas semanas. Es muy recomendable combinarlos con algún compuesto que además incorpore jalea real. Tienes muchos productos que incluyen en su composición ambos elementos y son una inyección de vitalidad en casos de fatiga y decaimiento.

La jalea, ese maravilloso elixir que generan las propias abejas para alimentar a su reina y a sus larvas, es un líquido rico en aminoácidos, vitaminas (especialmente del grupo B) y ácido fólico.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.