Kéfir, Un Fermento Lácteo Sin Igual

El kéfir obtenido de la leche es un fermento muy parecido al yogur aunque el proceso de fermentación de ambos es ligeramente diferente.

El kéfir es un conjunto de gránulos formados por una gran variedad de especies fermentadoras como  Lactococus lactis, Lactococus cremoris, L.biovar diacetylactis, Leuconostoc mesenteroides subs. cremoris, Lactobacillus plantarum, lactobacillus casei y Kluyveromices marxianus, éstos gránulos son depositados sobre la leche y se deja reposar así a temperatura ambiente, el tiempo aproximado para obtener nuestra leche fermentada puede ser como mínimo de 24 horas aunque también puede dejarse 48 horas obteniendo un producto mucho más ácido y con efectos sobre el tránsito gastrointestinal opuestos.

Las bondades de éstos gránulos son conocidas ya desde antaño, de hecho, se atribuye el consumo  diario del kéfir a la longevidad de los habitantes del Cáucaso.

Entre sus tantos beneficios para la salud tenemos:

Ø  Reguladora del tránsito gastrointestinal.

Ø  Aumenta el valor biológico de las proteínas de la leche.

Ø  Emplea la lactosa generando ácido láctico favoreciendo la digestibilidad de la leche.

Ø  El kéfir de 24 horas es ligeramente laxante.

Ø  El kéfir de 48 horas es ligeramente astringente.

Ø  Es un alimento prebiótico.

Ø  Estimula las defensas.

Todo esto nos muestra al kéfir como un alimento nutritivo y que ayuda a mejorar nuestro estado de salud consumido a diario, así que hazte con tus gránulos de kéfir en cualquier herbolario y tendrás a tu disposición un vaso de salud todos los días para ti y para toda tu familia.

KEFIR

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.