Platos saludables y divertidos para niños

niño-comiendo

¿Cuántas veces no decimos que los niños son más listos que nosotros?…Cientos, pues en este post queremos ser más listos que los niños, difícil tarea sí, pero trataremos de daros recetas para que vuestros niños coman de todo y recupereis la calma perdida.

Si vuestros niños no comen, no os preocupeis, no perdais la calma, es algo que forma parte del aprendizaje de la vida; también aprender a comer, a disfrutar de sabores y olores nuevos requiere un tiempo y lo normal es que cuando somos pequeños las verduras, el pescado o la fruta no sea precisamente lo que más nos gusta.

¡Así es que paciencia y manos a la obra! con un poco de imaginación conseguireis que vuestros hijos o niños a vuestro cargo coman más y mejor. La imaginación la ponemos nosotros con las recetas que a continuación os vamos a dar, el resto, la paciencia, la delegamos en vosotros…

  1. Pizzas saludables. Preparad juntos una pizza saludable. Elegir los ingredientes y una buena base de pizza y convertir este plato «fast food» en un plato sano, saludable y divertido.
  2. Hamburguesas nutritivas. Otro clásico entre los clásicos de la «comida basura» que tú puedes convertir en un plato muy completo. Elabora tú las hamburguesas con carne picada de primera calidad, mejor si mezclas carne de cerdo y ternera. Sustituye el típico bollo de hamburguesas por un bollo multicereales. Acompaña el plato con papatas fritas en el mejor de los aceites de oliva Virgen Extra.
  3. Huevos rellenos con carita. Rellena huevos cocidos con atún, mayonesa casera y lechuga y tomate muy picaditos. Finalmente espolvorea cada huevo con las yemas y ponles una carita con pimientos morrones.
  4. Croquetas secretas. Las croquetas son un buen aliado. Puedes hacerlas de lo que menos le guste a tu hijo sin que se de cuenta, por ejemplo de pescado. Hazlas de un pescado suave como la rosada para que apenas note el sabor. Añádele alguno de los ingredientes favoritos de tu hijo que le vaya bien a la croqueta que vas a hacer.
  5. Pasta enmascarada. Si tu hijo odia las verduras puedes probar a hacer unos espaguetis con tomate añadiéndoles a la salsa verdura y triturando la salsa. Cuando vayas a servir el plato añádele mucho queso rallado, evitarás sospechas indeseadas.

Esperamos que os hayan gustado estas ideas y que os ayuden un poquito en la difícil tarea de enseñar a los niños a comer.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.